‘Vidente’ estafó 1,6 millones de dólares a una mujer, le prometía ‘salvarla de una maldición’


El tiempo - Tutiempo.net

Una vidente de Florida fue sentenciada a casi tres años y medio de prisión y a devolver 1,6 millones de dólares a una mujer de Texas a quien engañó haciéndole creer que estaba maldita.

Sherry Tina Uwanawich, de 28 años, estafó una mujer de Houston, identificada como “V.G.” en documentos judiciales, y a quien conoció en 2007.

“Uwanawich se ganó la confianza de la víctima y la convenció de que había una maldición sobre ella y su familia”, según un comunicado de los fiscales federales a principios de esta semana.

La acusada afirmó que necesitaba grandes sumas de dinero para comprar artículos, como cristales, velas y similares, que se necesitaban para el trabajo de meditación con el fin de deshacer el hechizo. De lo contrario -le hizo creer a la víctima- ella y su familia se verían perjudicadas.

MÁS NOTICIAS:   Javier Duarte podría quedar libre en 2021; esta es la razón

La vidente se enriqueció “al obtener dinero, joyas y otros objetos de valor basados en falsas pretensiones” ya que “se representaba a sí misma con poderes otorgados por Dios que le permitían ayudar a las personas afectadas por las maldiciones”, según la acusación del gran jurado.

Convenció a la víctima para que depositara dinero directamente en las cuentas bancarias de Uwanawich y también recibió dinero en transferencias bancarias de Western Union, según los documentos judiciales.

“La acusada le dijo la víctima que no le hablara ni les contara a otros sobre sus reuniones o las grandes sumas de dinero que le estaba proporcionando a la acusada, alegando que esto arruinaría el ‘trabajo'”, precisa la acusación.

Uwanawich, quien también se hizo llamar “Jacqueline” o “Jacklyn Miller”, se declaró culpable de fraude electrónico y fue sentenciada a 40 meses tras las rejas por el juez de distrito estadounidense Rodolfo A. Ruiz, dijo la fiscalía. Ella también debe devolver el dinero que cobró.

MÁS NOTICIAS:   Arrestan a equipo de CNN en plena transmisión durante protestas en Minnesota

La estafa terminó en 2014 cuando Uwanawich le dijo a su víctima que nunca había habido una maldición real.

El abogado de Uwanawich no pudo ser contactado de inmediato para hacer comentarios.


Like it? Share with your friends!