¿Ciego y abandonado? Así ha vivido “El Chapo” seis meses en la “Supermax”


Desde que Joaquín Guzmán Loera, alías “El Chapo“, fue recluido en la Penitenciaría Administrativa de Máxima Seguridad, en Florence, Colorado, está prácticamente solo, ya que solamente tiene permitidas 5 visitas al mes, ya sea de sus abogados, hijas gemelas o de un sacerdote.

Tras casi seis meses de que fue privado de su libertad en la prisión “Supermax“, exlíder del Cártel de Sinaloa recibió la visita de sus hijas el pasado 25 de enero, a quienes concibió con Emma Coronel, aunque no tuvieron contacto físico con él.

Lo que, de acuerdo con la abogada de “El Chapo”, Mariel Colón, debió ser duro para las niñas, porque no pudieron abrazar a su papá, ya que la visita fue a través de un cristal.

MÁS NOTICIAS:   Hombre infectado de Covid-19 oculta síntomas para visitar a su esposa que dio a luz

“(Al Chapo) le dio un aire de positivismo (sic), de alegría, de querer seguir peleando por su libertad para poder estar con estas criaturas”, dijo en entrevista para Telemundo hace unos días.

Mientras que la comunicación con su esposa, Emma Coronel, se restringió sólo a cartas, que deben ser monitoreadas, pero ninguna de las misivas llegan a sus manos.

Por otra parte, Colón reveló que Guzmán Loera está perdiendo la vista y no lo ha atendido ningún médico, porque la prisión se lo niega.

“Aunque (Guzmán Loera) tiene algunos libros que puede leer, no lo hace porque las autoridades penitenciarias no le han proveído un oculista”, dijo.


Like it? Share with your friends!