Felipe Calderón y Peña Nieto compraban medicamentos en desuso para el VIH y cáncer


Proveedores de medicina vendían al Gobierno Federal retrovirales para el VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana) que comenzaron a comercializarse en la década de 1980 y actualmente se encuentran en desuso a nivel mundial, reveló este jueves el Subsecretario de la Secretaría de Salud, Hugo López-Gatell Ramírez.

“Encontramos medicamentos antiguos. Encontramos el uso, por ejemplo, del primer medicamento contra el VIH que se descubrió o se inventó a principios de los años 80. Es un medicamento que ya está en desuso a nivel mundial y en México se seguía utilizando”, aseguró el subsecretario.

Durante la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, el funcionario dijo que existían presiones por parte de intermediarios de la industria farmacéutica que impedían que las compras de medicamentos siguieran la guía nacional, que es obligatoria.

Como ejemplo, se refirió al caso de medicamentos para adultos. Dijo que de 38 medicamentos que se tenían, había esquemas de 750 combinaciones para tratar los padecimientos.

“Un dato para que ustedes lo puedan interpretar, médicamente la combinación de medicamentos está indicada en este campo específico, pero 750 lo que nos habla es el enorme desorden del uso de los medicamentos para el VIH, porque son combinaciones no adecuadas, en muchos casos encontramos uso de medicamentos antiguos”, comentó.

López-Gatell no mencionó por sus nombres a los ex mandatarios, pero sí se refirió a sus administraciones. Comentó que la población no asegurada que vive con VIH en México, asciende a casi 100 mil personas y había “muchísimos más de los que se estaba aprovechando”.

“Entonces, concentramos la demanda y dijimos: Todos a medicamento ideal o a la combinación ideal, todos, todos’. Desde luego médicamente uno se puede encontrar con que algunos pacientes tienen algunas condiciones de salud, insuficiencia renal, problemas del hígado, etcétera que no permiten usar el mejor, pero permiten una combinación alternativa”, dijo.

El Subsecretario de Salud aclaró que esa situación les permitió ver que no se trataba de “un acto casual”, pues empezaron a notar patrones de distribución en el territorio mexicano, donde no había combinaciones adecuadas en muchas regiones.

MÁS NOTICIAS:   Actor de Televisa trataría de emparentar con la familia de Peña Nieto para sacar beneficios económicos y políticos

Por ello, indicó, se cuestionaron cómo podía existir una guía nacional y una compra nacional de medicamentos de VIH si se usan de una manera o de otra. La respuesta es que había chantajes y amagos de la industria farmacéutica, que incluso obligaban a los médicos a prescribir ciertos medicamentos.

“Bueno, pues estas compañías de distribución ejercían presiones hacia los médicos que recetan, las personas profesionales de la medicina, médicas, médicos, que recetan directamente los medicamentos antiretrovirales para el VIH. Eso explicaba por qué teníamos ciertos patrones donde aquí se prefiere esta combinación, acá se prefiere esta combinación y acá se prefiere esta combinación”.

Asimismo, aclaró que las compras siempre se han hecho a nivel nacional, sin embargo, éstas no eran coherentes  con las cantidades de lo que pedían en cada estado.

“En mayo modificamos por completo el esquema de tratamiento en el VIH. Primero definimos que queríamos los mejores medicamentos, los más efectivos, los más seguro; segundo, identificamos cuántas personas podrían tener este esquema ideal de medicamento y resulta que había muchísimos más de los que se estaban aprovechando”, informó.

Agregó que “médicamente uno se puede encontrar que algunos pacientes tienen problema de salud que no permiten usar el mejor, sino una combinación alternativa. Así concentramos la demanda y negociamos el volumen. Ahora pedimos 60 mil de medicamento ideal. Logramos una reducción de 67 por ciento del costo original de este medicamento”, aseguró.

El subsecretario de Salud manifestó que había un sabotaje de la industria farmaceútica al Gobierno Federal, aunque algunos “opinólogos” se resistan a creerlo.

“Algunos opinólogos de repente se sorprenden que hablemos de sabotaje. Hablamos de sabotaje cuando hay una práctica malintencionada de alterar la capacidad del país de proveer servicios de salud. No veo que pueda tener otro nombre cuando hay una intención deliberada de alterar la capacidad del país de tener tratamientos médicos para la población. Entonces, eso es lo que pasaba”, finalizó.

MÁS NOTICIAS:   Padre de niño asesinado en Salamanca suplica que le devuelvan su cuerpo | VIDEO

Resistencias

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el problema del desabasto que ha enfrentado su gobierno es producto de “resistencias” a la compra consolidada de medicamentos.

Recordó que tres empresas distribuidoras de medicamentos concentraban hasta 60 mil millones en la compra anual de medicamentos.

“¿Ustedes creen que es poco que tres empresas vendían 60 mil millones de pesos? Tres empresas de medicinas vendían 60 mil millones en medicinas y en material de curación, tres empresas que ni siquiera producen los medicamentos, no estamos hablando de laboratorios”, exclamó.

Se trata de las empresas Grufesa, Dimesa y Maypo, que fueron vetadas a principios del año pasado por el gobierno ante la presunción de que realizaban prácticas monopólicas, de acuerdo a la revista Proceso.

La publicación semanal refiere que mediante un memorándum del 20 de marzo de 2019 dirigido a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), López Obrador indicó que, en 2018, Grupo Fármacos Especializados, S.A. de C.V. (Grufesa), Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico, S.A. de C.V. (Dimesa) y Farmacéuticos Maypo vendieron 34 mil 280 millones de pesos a los Institutos de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y Mexicano del Seguro Social (IMSS). Eso equivale al 62% de las adquisiciones de ambas instituciones ese año.

López Obrador recordó que por esta situación algunos medicamentos se tuvieron que comprar en Francia, como el metotrexato, que es utilizado en el tratamiento para el cáncer.

“Incluso se tuvieron que comprar medicamentos en Francia y lo vamos a seguir haciendo si se necesita, y si no hay de que se pongan de acuerdo y no quieran vendernos como en el caso de medicinas para enfermos con VIH/sida o para niños enfermos de cáncer”, dijo.

La farmacéutica Pisa es una de las señaladas por el Gobierno Federal.  Se tiene conocimiento que la escasez de metotrexato, medicamento que se usa para la mezclas oncológicas, fue provocada, pues la misma empresa tenía guardadas 17 mil dosis que no puso en el mercado para ejercer presión contra el Gobierno.


Like it? Share with your friends!