García Luna compró 6 propiedades lujosas en EU en 4 meses por 5.10 mdd


La periodista Anabel Hernández reveló que en el año 2018 y en tan solo 4 meses Genaro García Luna compró 6 propiedades con valor a 5.10 millones de dólares -el equivalente a 96.10 millones de pesos- en el condado de Miami Dade.

Agregó que después de tan solo cuatro días de que el narcotraficante Jesús Zambada García declarara que había recibido al menos seis millones de dólares en sobornos por parte de su hermano Ismael “El Mayo” Zambada, compró la sexta propiedad.

Cabe recordar que Zambada García, declaró en el juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán, que entre 2005 y 2006 estuvo presente cuando García Luna recibió millones de dólares en sobornos.

En el reportaje publicado en el portal de Aristegui Noticias

Indicó que las propiedades las adquirió a tan solo cuatro meses, de agosto a noviembre de 2018, cuando el gobierno de Estados Unidos ya había iniciado una investigación en su contra.

Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), dio a conocer que el ex secretario de Seguridad Pública Genaro García Luna recibió a través de su red de empresas dinero del Gobierno de la Ciudad de México durante la administración de Mancera (2012-2018).

Hernández detalla que esta es la primera vez que se descubren propiedades en Estados Unidos directamente adquiridas por el ex jefe policiaco quien ahora se encuentra bajo proceso en la Corte de Distrito Este de Nueva York acusado de traficar cocaína a Estados Unidos desde 2001.

Según la escritora, las seis propiedades fueron adquiridas directamente por las empresas GL & Associates Consulting LLC (GLAC), creada por García Luna el 4 de diciembre de 2012

Nieto indicó que en 2017 el gobierno capitalino le depositó a Glac Security Consulting Technology Risk Management, S.C., dirigida por García Luna, 31.3 millones de pesos.

Actualmente la oficina de GLAC está a la venta en 1.39 millones de dólares (26.17 millones de pesos) según la información pública de la agencia de bienes raíces Berkshire Hathaway, revela Anabel.

La lista de acusaciones por corrupción y abuso de poder contra el ex secretario de Seguridad mexicano Genaro García Luna era tan larga que, para algunos, su arresto era sólo cuestión de tiempo.

Quizás lo que no se esperaba es que la detención tuviera lugar tan pronto y en Estados Unidos, donde fue acusado por una corte federal de Brooklyn de tres cargos de asociación ilícita para el tráfico de cocaína y de falso testimonio. García Luna, de 51 años, vivía en Florida desde 2012.

“No fue una sorpresa”, afirmó Samuel González, ex fiscal jefe contra el crimen organizado quien dijo haber rechazado ofertas para trabajar con García Luna en la década pasada y afirmó que la duda no era si sería procesado sino cuándo.

García Luna fue secretario de Seguridad Pública en el gobierno conservador del presidente Felipe Calderón (2006-2012), durante algunos de los años más sangrientos de la guerra contra el crimen organizado que dejó más de 100 mil muertos y decenas de miles de desaparecidos.

MÁS NOTICIAS:   ¿Ya se te olvidó que eres mexicana?: critican a Angélica Vale tras pedir apoyo para actores de Broadway

Durante ese tiempo, y como uno de los personajes clave de la estrategia de Calderón, controló tanto la policía federal como el aparato civil de seguridad, lo que le permitió un acceso sin igual a operaciones policiales, información de inteligencia e investigaciones que, según los fiscales estadounidenses, compartió con el Cártel de Sinaloa. De hecho, el gobierno de Calderón recibió fuertes críticas por no combatir por igual a ese grupo criminal y a sus rivales, algo que el ex presidente siempre negó.

Calderón publicó una carta en Twitter en la que dijo desconocer las presuntas ilegalidades del ex secretario, aclaró que su estrategia de seguridad no estuvo basada en las decisiones de un solo funcionario y recordó que su política contó con la “estrecha colaboración” de Washington.

El presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que su gobierno colaboraría con el de Estados Unidos en todo lo que fuera necesario y que la fiscalía ya ha solicitado información financiera sobre García Luna. Además dijo que la detención era una muestra de que el principal problema de México es la corrupción. “Imagínense las autoridades responsables de la seguridad sobornadas”, señaló. “Si no hay frontera entre autoridad y delincuencia, si la autoridad está a servicio de la delincuencia, no hay ninguna posibilidad de garantizar la paz y la tranquilidad.”

Aunque a García Luna se le vincula directamente con Calderón, su pasado policial empezó durante la presidencia de Vicente Fox (2000-2006), desempeñándose en labores de inteligencia y posteriormente al frente de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), un departamento que pretendía emular al FBI estadounidense.

Para José Reveles, periodista y autor de varios libros sobre crimen organizado, García Luna fue “el policía omnipotente de Fox y luego de Calderón” y un funcionario con el que pocos se atrevían a meterse. Aunque hubo quienes intentaron investigarlo, las pesquisas nunca llevaron a nada, agregó Reveles. Sorprendió que la fiscalía mexicana dijera que tenía una investigación abierta por lo que eventualmente se podría pedir su extradición.

Entre los capítulos polémicos del ex funcionario, Reveles recordó cuando en 2005 agentes de la AFI bajo su mando “estaban capturando (criminales del grupo de los) Zetas para entregárselos al Cártel de Sinaloa”, según una declaración del entonces zar antidrogas José Luis Santiago Vasconcelos, quien moriría tres años después en un accidente aéreo.

También en 2005 tuvo lugar uno de los escándalos más sonados, la detención de la francesa Florence Cassez, a quien se acusó de secuestro. En torno de su captura se organizó un montaje para exhibirla ante las cámaras de televisión, una actuación que la Corte Suprema mexicana calificó años después de “escenificación planeada y orquestada” que “vició” todas las evidencias, lo que llevó a que Cassez quedara finalmente libre después de siete años en prisión.

En 2008 comenzaron a aparecer pancartas en distintos puntos del país en las que se acusaba a García Luna de trabajar para el Cártel de Sinaloa.

MÁS NOTICIAS:   Enrique Alfaro pide otro préstamo de 6 mil 200 mdp para endeudar más a Jalisco

En esa época, recordó Reveles, miembros del cártel de los Beltrán Leyva -una escisión del de Sinaloa- interceptaron la caravana en la que viajaba García Luna y decenas de sus agentes en una carretera al sur de la Ciudad de México.

El periodista, que tuvo acceso a documentos con las declaraciones de varios de sus agentes en la Cámara de Diputados, explicó que los criminales desarmaron y vendaron a los policías y se llevaron a García Luna a un encuentro con Arturo Beltrán Leyva, uno de los líderes de la organización criminal. El ex funcionario siempre lo negó.

Para limpiar la imagen de la policía federal, Televisa lanzó en 2011 una telenovela titulada “El Equipo” que presuntamente fue financiada con fondos federales y presentaba a una policía bien entrenada y valiente, muy lejana a la percepción popular.

En 2012, el narcotraficante Édgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie”, de doble nacionalidad mexicano-estadounidense, hizo pública una carta en la que decía tener a sueldo a García Luna.

Ese mismo año, un policía federal abrió fuego contra compañeros en el aeropuerto de la Ciudad de México, lo que evidenció una red de corrupción en el interior del organismo. Además, 14 agentes de García Luna dispararon contra una camioneta con personal de la CIA a los que supuestamente confundieron con criminales.

A pesar de estos antecedentes, el analista Alejandro Hope recordó que el gobierno estadounidense parecía tolerar y aprobar la política de seguridad que llevaba a cabo García Luna e incluso le permitió vivir en el país durante siete años antes de presentar cargos en su contra.

“¿Por qué ahora?”, se preguntó Hope.

Aunque hace tiempo que las acusaciones estaban sobre la mesa, no está claro si el momento de su captura es parte de algún tipo de acuerdo desconocido dentro del complejo mundo de las relaciones entre México y Estados Unidos en cuanto a la lucha contra el crimen organizado o es simplemente el resultado de los testimonios recogidos durante el juicio a Joaquín “El Chapo” Guzmán, que acabó con la condena de por vida para el líder del Cártel de Sinaloa.

Entre esos testimonios se destacó el de Jesús Zambada, ex integrante del grupo delictivo y quien dijo haber realizado personalmente pagos entre 2005 y 2007 por seis millones de dólares a García Luna por orden de su hermano, Ismael “El Mayo” Zambada, otro de los líderes del cártel.

“Creo que sí se enriqueció, pero no sé si fue por esa vía”, indicó Hope.

De cualquier forma, la fiscalía estadounidense considera que García Luna amasó una fortuna de millones de dólares, muy por encima de su salario como funcionario público.

Entre sus compañeros de gabinete se impone la cautela. Guillermo Valdés, quien dirigía la inteligencia mexicana en la misma época en la que García Luna controlaba a la policía, dijo que, sin poner las manos en el fuego por nadie, su detención es una oportunidad para que se aclare su situación.

Interrogado sobre las posibles consecuencias del arresto, indicó que sólo deben estar preocupados aquellos que cometieron ilegalidades.

“Si fue corrupto que se le castigue y si no, que quede limpio su nombre”, afirmó.


Like it? Share with your friends!