El calvario de una madre que busca a su hija; para encontrarla revela trata de blancas y omisión de la policía


El tiempo - Tutiempo.net

Desde hace cuatro meses, Claudia María Gómez vive un infierno.

El 31 de octubre de 2019, su hija de 15 años, Mónica Lizbeth, desapareció en la ciudad de San Cristóbal de las Casas, en Chiapas. Y aunque comenzó entonces una búsqueda incansable para localizar a su hija y denunció el caso ante la Fiscalía, explica que las autoridades la ignoraron en varias ocasiones y actúan, todavía hoy, con gran pasividad. Es por eso que decidió alzar la voz.

La última vez que Claudia María vio a su hija fue el día de la desaparición. Le pidió que ayudara con las labores domésticas mientras ella salía a comprar comida. Al regresar al domicilio, no había rastro de la adolescente. Tampoco logró contactarla. En seguida, acudió a la Fiscalía de Distritos Altos en San Cristóbal de las Casas y a la Defensoría de la Mujer en Tuxtla Gutiérrez para presentar la denuncia. Pero en esta última el caso ni siquiera llegó al fiscal general, Jorge Luis Llaven Abarca.

“Dejé pasar el tiempo, pasó como un mes y medio y se me ocurrió ir a preguntar, porque yo sentía que no estaban haciendo nada. Y vaya sorpresa que me llevo, fui a la Defensa de la Mujer, y me entero que el expediente de mi hija no había llegado a manos del fiscal. Solo recibí un ‘Disculpe, ahora vamos a hacer todo lo posible por localizar a su hija menor”, contó la madre en declaraciones a medios de comunicación.

Según explicó Claudia María, a principios de diciembre apareció un mensaje en la cuenta de Facebook de su hija. Allí, la adolescente decía que se había ido de forma voluntaria, y pedía que no la buscaran. Unas palabras que su madre dice que no fueron escritas por la menor, sino por el hombre que la está reteniendo en contra de su voluntad.

“Mi hija mandó unos mensajes. Primero como el 5 o 7 de diciembre, subieron unas fotos a la cuenta de mi hija que decían ‘Mamá, no me busques, yo me fui por mi propia voluntad. Estoy bien, ya déjame hacer mi vida, y un montón de cosas que eran mentira”, contó Claudia.

(Foto: especial)
(Foto: especial)

Sin embargo, ella nunca creyó aquella publicación. Y días después, el presunto secuestrador le escribió.

MÁS NOTICIAS:   Sujetos forcejean con mujer para despojarle sus pertenencias, al verse acorralados por vecinos huyen (video)

“Pobre pendeja, tu hija no va a venir. Mónica ya no va a llegar. Me estoy haciendo pasar por ella para que quedes en mal pendeja. […] No debiste meterte conmigo. Demandar fue tu peor pendejada”, se lee en las capturas que publicó Claudia.

Un día después, la adolescente le escribió a su prima. Le aseguró que nada de lo que se publicaba en Facebook era real, y que no era ella quien escribía; pero le suplicó que no volvieran a decir nada porque la estaban agrediendo físicamente.

La pasividad de las autoridades

(Foto: Fiscalía General del Estado de Chiapas)

Tras recibir los mensajes en su celular, Claudia entregó todas las pruebas a la Policía Cibernética. Además, les enseñó una fotografía en la que Mónica Lizbeth aparece con su presunto raptor, un hombre identificado como Cristian Martín Domínguez, aunque duda que se trate de su verdadero nombre. En la imagen, explica Claudia, su hija presentaban marcas que demostraban que había sido agredida.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es img20200221wa0102.jpg

A pesar de las pruebas y de que el presunto secuestrador publica fotos en Facebook, la Policía Cibernética no ha conseguido localizarlo, un hecho que a la denunciante le parece incomprensible. Además de haber estado un mes sin actuar en el caso, y de no haber logrado localizar al presunto agresor, Claudia relató cuál fue la respuesta que le dio un comandante, de apellido Mérida, cuando le llevó las fotografías y los mensajes que había recibido.

“Cuando yo presenté las pruebas de que mi hija estaba siendo golpeada el comandante me dijo… ‘No señora, su hija está de vaga en Tuxtlan, pidiendo dinero”, contó.

La pasividad de las autoridades, opina la denunciante, se debe a que consideran que la adolescente se marchó por voluntad propia. Por eso, incluso, le denegaron la Alerta Amber cuando desapareció, un programa de difusión que ayuda a localizar a “niños, niñas y adolescentes que se encuentren en riesgo inminente de sufrir daño grave por motivo de no localización o cualquier circunstancia donde se presuma la comisión de algún delito”.

En entrevista con La Silla Rota, Claudia reveló que conoce al hombre que presuntamente secuestró a su hija y opera la red de trata de blancas.

“Era vecino, llegó a vivir cerca de nosotros, logró a tomarse fotos con mi hija y las publicó en su cuenta (de Facebook) y la hace pasar como su cónyuge, hasta ahorita”, añadió.

MÁS NOTICIAS:   Sexoservidoras son obligadas a hacer gargaras y bañarse con cloro por coronavirus

Aunque el comandante Mendoza se retiró, y ya no lleva el caso, Claudia denuncia que las autoridades siguen sin destinar los esfuerzos necesarios para dar con su hija; a pesar de que la vez que estuvieron muy cerca de encontrar a Mónica descubrieron información muy preocupante.

Víctima de trata

Durante la investigación, las autoridades supieron que la adolescente podía estar retenida en un domicilio de la colonia Bonampak, en el municipio de Ocozocoautla de Espinosa, conocido como Coita, a unos 20 minutos de la capital chiapaneca. Sin embargo, cuando llegaron al inmueble, no había rastro de los sospechosos ni de la joven.

Al interrogar a una vecina, reconoció la imagen de Mónica y dijo que había estado por allí. Explicó además que el hombre que la retenía y su primo eran señalados por “meter mujeres, pero sobre todo jovencitas”.

“No sólo a mi niña, sino a otras a quienes prostituyen y las golpean en frente de las demás personas, pero que no les hacen nada porque les tienen miedo. Es gente mala”, contó Claudia en una entrevista con La Silla Rota.

Ante la incertidumbre de no saber si su hija sigue con vida, y el miedo de que sea una víctima de trata, Claudia habló con medios de comunicación esta semana para suplicar a las autoridades que localicen a Mónica. Recordó que sólo tiene 15 años, por lo que espera que la Fiscalía destine todos los esfuerzos posibles para hallar al presunto secuestrador.

“Por favor, que hagan algo, que localicen a mi hija, que la ubiquen. Porque si según esto la policía cibernética ya está. El tipo publica fotos en su cuenta de Facebook y no es posible que no la pueden ubicar”, pidió Claudia.


Like it? Share with your friends!