Aún no entregan el cuerpo de Gabriela, murió en atentado contra García Harfuch; familia está desesperada


El tiempo - Tutiempo.net

Gabriela, joven de 26 años que perdió la vida en medio del ataque que sufrió el secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, Omar García Harfuch.

Los familiares de Gabriela se encuentran desesperados, aún no les entregan el cuerpo de la joven de 26 años que falleció cuando iba a su puesto de quesadillas.

Gabriela, viajaba en su automóvil en compañía de su hermana, esposo y cuñada sobre el área aledaña a Paseo de la Reforma y Monte Blanco, cuando quedaron en medio de la balacera que tenía como blanco al jefe de la policía de la CDMX.

De acuerdo con Rosa, persona que se identificó como hermana de Gabriela, son una familia de comerciantes que proviene de Xalatlaco, Estado de México, y monta su negocio a las afueras del metro Auditorio.

Explicó a medios locales que no habían trabajado últimamente debido a la pandemia de coronavirus, por lo que apenas comenzaban a reiniciar actividades, lo cual dificulta su situación económica.

“No tenemos dinero ni cómo movernos, necesitamos que nos apoyen, no se que pasaría”, relató a la prensa.

Ante ello, pidió a las autoridades locales su apoyo para conocer el estado de salud de sus familiares, así como de un sustento económico para afrontar la situación.

¿Quién fue Gabriela?

A Gabriela Gómez Cervantes, de 26 años, la mató una bala perdida y la mala suerte. Era una mujer pobre en medio de la colonia más lujosa de la Ciudad de México a la que alcanzó un proyectil de una guerra en la que jamás tuvo nada que ver. Llegaba de Xalatlaco, Estado de México, para vender quesadillas en uno de los puestos ubicados junto al Auditorio, en Polanco. 

MÁS NOTICIAS:   Detienen a 'El Vaca', presunto autor de atentado contra García Harfuch

No siempre acudía ella al negocio familiar. En el puesto se turnaba con sus otros cuatro hermanos: Tania, que iba en el coche con ella y resultó herida, Rosa, David y Patricia, así como con otros familiares. Ese día le tocó a Gabriela. Así que se encontraba en el asiento del copiloto del Aveo blanco que manejaba su esposo, José García Soto, cuando una bala que iba para el secretario de Seguridad Pública, Omar García Harfuch, se desvió y le dio en la cabeza. Murió ahí mismo. 

Gómez Cervantes era madre de dos niñas, de nueve y tres años. Llevaba diez años con García Soto, el mismo tiempo en el que ambos trabajaban en el puesto de Auditorio. Los dos se habían conocido en una iglesia evangélica, ya que ambos son devotos de esta rama del cristianismo, según explicó Romo García, cuñado de la víctima. 

Como quedó huérfana desde muy joven tuvo que salir para ganarse la vida, cocinando quesadillas y tlacoyos en diferentes ferias. Para completar la despensa, su esposo trabajaba de vez en cuando en el campo, en las plantaciones de maíz cercanas a su municipio en las que un jornal de sol a sol se paga a 200 pesos. 

“Era una mujer amable, de provincias, humilde”, dice Maximino Jiménez, amigo de la familia y también comerciante en los puestos del Auditorio.

La mala suerte quiso que Gómez Quevedo transitase por el paseo Reforma en el momento exacto en el que presuntos sicarios del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) trataron de acabar con la vida de García Harfuch, matando a la vendedora y a dos guardaespaldas del secretario. Si el ataque hubiese sido otro día, a ella le hubiera encontrado en su casa, cuidando de sus dos hijas. El último día que había trabajado fue el miércoles. Si la logística del atentado se hubiese adelantado tres semanas tampoco le hubiera alcanzado. Entre abril y junio la mujer tuvo que descansar forzosamente: la pandemia de COVID-19 obligó a cerrar los puestos y a ella no le quedó más remedio que aguantar desempleada. 

MÁS NOTICIAS:   'Perdí a 3 familiares por covid-19, no quiero otro más': hermano de reo infectado en hospital de Puebla

“Con esto que está pasando de la pandemia a nosotros nos habían descansado. Íbamos empezando apenas y ahorita nos pasa esto. No tenemos dinero ni nada de esto. Necesitamos que nos apoyen. No sé ni qué pasaría. Ya perdimos nuestra familia”. Rosa Gómez Quevedo, hermana de la víctima, explicaba así las penurias sufridas por su familia. Debido a la pandemia se vieron obligados a cerrar sus puestos de quesadillas. Y si no vendían quesadillas no tenían ingresos. Así que los últimos meses habían sido de muchas estrecheces. 

La rutina de Gómez Quevedo empezaba la víspera de la jornada laboral cuando preparaba los ingredientes para que las quesadillas estuviesen listas para el desayuno. A las 5 de la mañana se alistaban para recorrer los 48 kilómetros que separa la comunidad del Potrero, en Xalatlalco, Edomex, de la colonia Polanco, en la Ciudad de México. Allí permanecían más de doce horas, hasta las siete de la tarde, cuando cerraban el puesto y manejaban durante algo más de una hora hasta llegar a casa. 

Hasta tal punto era puntal la mujer que el hecho de que a las ocho de la mañana no estuviese en sus puestos desató la sospecha entre sus compañeras de los puestos. “Ellos estaban siempre aquí para las seis”, explicaba una de ellas, que no quiso dar su nombre. 


Like it? Share with your friends!