Fue excomulgado de los mormones por sus preferencias


Para Édgar Alcibar Estrada tener una preferencia sexual diferente significó afrontar el rechazo no solo de su Iglesia, sino el de algunos integrantes de su familia, sin embargo, gracias al apoyo y orientación de un grupo denominado Afirmación Mormones LGBT Familia y Amigos ha salido adelante.

El joven, que tuvo que emigrar al Norte del país en busca de una mejor oportunidad de trabajo explicó que, al dar a conocer su preferencia sexual, cuando era un adolescente fue excomulgado.

“Yo asisto a la Iglesia Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, se nos conoce más como mormones. Me bauticé a los 16 años, ser excomulgado fue algo traumático porque yo serví como misionero durante dos años y después de un tiempo tener el valor para hablar y pedir una guía, consuelo u orientación, y que algunos líderes te den la espalda y te califiquen como libertino, sí duele, sí lastima, porque no todos somos así”, señaló.

Cuando su mamá se enteró que era gay, lo corrió de su casa y se refugió con su pareja, cuya familia lo recibió con gusto y de buena manera. “Poco a poco, conforme pasaron los años pude hablar con mi mamá; no ha cambiado su opinión al cien por ciento, pero poco a poco me va aceptando”, dijo. Añadió que conoce a su pareja actual y sabe de sus planes de contraer matrimonio.

Édgar forma parte de un grupo denominado Afirmación Mormones LGBT Familia y Amigos, que es un grupo conformado por personas con diferente tipo de preferencia sexual, pues hay quienes son gay, lesbianas, transexuales, bisexuales, y todos se ayudan entre sí.

Luisito Comunica hizo famoso a presunto abusador; borra video tras detención

Leer más

Este grupo no es nuevo, explicó, comenzó en Estados Unidos y en México tiene 20 años funcionando, ha ido creciendo poco a poco pues se visita a quienes identifican con ese tipo de preferencias. Los integrantes pagan un donativo cada año, lo que les permite acceder a actividades culturales, religiosas, deportivas, de servicio, entre otros.

Con 38 años, Édgar tiene una pareja formal con quien ya planea casarse, tenían previsto hacerlo en octubre del año pasado, pero debido a la pandemia aplazaron la fecha para este año. Aunque actualmente radican en Tijuana, donde sí pueden legalizar su unión, planean casarse en la CDMX para que tanto los familiares de su pareja como los de él puedan acudir, “ya la fiesta estamos planeando hacerla en Orizaba”, apuntó.

Mencionó que, en el Norte del país, la mentalidad de la población es abierta y aceptan a las parejas del mismo sexo. “Cuando fui a Orizaba me dio gusto ver, que allá también comienzan a aceptarnos. Vi a una pareja del mismo sexo que iba tomada de la mano en la calle, algunas personas volteaban a verlos y los veían con respeto, no escuché ningún comentario malo; eso quiere decir que la aceptación se va dando; no ha sido sencillo, es cuestión de ir trabajando todos en unidad y con respeto”, concluyó.

Fuente


Like it? Share with your friends!