in

AMLO indicó que su política en materia de seguridad no cambiará, a pesar de las críticas

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, indicó hoy que su política en materia de seguridad no cambiará, a pesar de las criticas que ha recibido por la actuación del gobierno en los hechos violentos de Culiacán; en la que se tomó la decisión de liberar a Ovidio Guzmán para evitar una “masacre”, según informaron las autoridades.

MÁS NOTICIAS:   AMLO exhibe mal estado de caminos; Cuauhtémoc Blanco asegura que reparan caminos

“No es la guerra, es enfrentar le problema de la violencia e inseguridad de otra manera, y a esto le llaman cobardía, falta de pantalones, de carácter, humillación. Acepto todo. Prefiero eso que esto (que aumenten las cifras de homicidios), quiero tener mi consciencia tranquila, quiero dormir en paz, y además no quiero poner en riesgo la vida de los mexicanos, no quiero que haya daños colaterales, esta política no va a cambiar”, sentenció.

El mandatario mexicano recordó que en tres años del gobierno del expresidente Felipe Calderón fueron asesinados 160 elementos del Ejército Mexicano, y en todo su sexenio, casi la mitad de todos los soldados fallecidos en enfrentamientos, desde el 2006 a la fecha, se dieron en su administración.

(Foto: Cortesía Presidencia)

“En tres años de gobierno de Felipe Calderón, tres años, 160 militares y marinos asesinados. En ese sexenio, de todos los asesinados en enfrentamiento, casi el 50%, pero la guerra eso es lo que añoran, eso es lo que quisieran que lleváramos a cabo, de todos los enfrentamientos, de todos los muertos que hubieron, o sea del 2006 a la fecha, en ese sexenio, casi el 50% los que perdieron la vida”.

López Obrador reiteró que su estrategia en materia de seguridad va funcionando, y mostró la más reciente encuesta del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), que dijo, ” no está cuchareada”, y señala que la percepción de los mexicanos en materia de seguridad es positiva.

“(En las anteriores administraciones) se optó por atender solo los efectos y no las causas, todo lo querían resolver por medio del uso de la fuerza, y está estrategia resultó fallida, entonces estamos cambiando ese paradigma , es otra política la que estamos aplicando, por eso digo que vamos bien porque hay más bienestar y esto va a ayudarnos para conseguir la paz, se los puedo decir en una frase que utilizó mucho, la paz es fruto de la justicia”, insistió el presidente mexicano.

El titular del Ejecutivo explicó que los avances de su gobierno en materia de seguridad han sido detener el aumento en la tendencia en la cifra de homicidios dolosos. “(lLa violencia) venía por una política equivocada que se impuso desde 2006, de una tendencia al alza, sobre todo en homicidios que no se puede bajar de la noche a la mañana…Nosotros en septiembre (se registraron ) 2625 (homicidios). ¿Qué se logró?, detener la tendencia y queremos que esto vaya cayendo, pero lo primero era detener esta tendencia”.

El jueves 17 de octubre, después de que fuerzas federales ejecutaron una orden de aprehensión con fines de extradición en Culiacán, Sinaloa, en contra del hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, se desataron balaceras en la localidad, lo que orilló al gobierno a desistir de su acción. Según reportes los sicarios del Cártel de Sinaloa rebasaban 2 a 1 a los elementos castrenses, tomaron rehenes y amenazaron con atacar a la población civil.

Cuando se dieron a conocer los primeros detalles de la claudicación del gobierno, la conversación nacional giró en torno a esa polémica decisión. En un país que se encuentra polarizado desde la llegada al poder del primer gobierno de izquierda en la historia, no es de extrañar la división de opiniones también sobre los sucesos en Culiacán.

El lunes desde Palacio Nacional, tras la oleada de críticas por la actuación del gobierno, López Obrador dijo: “Yo siempre creo mucho en la sabiduría de la gente y sé que la mayoría de los mexicanos aprobó la decisión del Gobierno”.

Según la consulta del diario Reforma, el 49% de los mexicanos reprobó la decisión de liberar a Ovidio Guzmán, mientras que el 45% cree que fue lo correcto.

A pesar de que AMLO, como se le conoce en México al presidente, negó que la liberación del líder criminal muestre debilitamiento del Estado, el 56% de los mexicanos ve a los narcos más fuertes. Solo el 33% consideró que el Gobierno es más poderoso.

Una encuesta realizada por Consulta Mitofsky para el periódico El Economista, el 79% de los habitantes de Sinaloa considera que el Gobierno federal hizo lo correcto al liberar a Ovidio Guzmán López, hijo de “El Chapo“. El 53% de población a nivel nacional opinó de la misma manera.

Ver más videos

Te invitamos a ver estos videos


Mientras, una encuesta de El Financiero dice que el Presidente Andrés Manuel López Obrador mantuvo su popularidad después de haber avalado la suspensión del operativo.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Exhiben modus operandi de banda de mujeres que roban en centro histórico de la CDMX

Explota polvorín en San Pedro Zumpango, Tultepec