Corte internacional analiza enjuiciar a Calderón por los crímenes cometidos durante su sexenio


La CPI, se encuentra en el análisis sobre la procedencia del juicio en contra de Felipe Calderón por los crímenes cometidos en su sexenio, durante la llamada “guerra” contra el narcotráfico.

La Corte Penal Internacional (CPI) se encuentra en el análisis sobre la procedencia del juicio en contra de Felipe Calderón por los crímenes de guerra y de lesa humanidad cometidos en su sexenio, durante su llamada “guerra” contra el narcotráfico.

A finales de 2011, más de 20 mil mexicanos firmaron para que se entregara una comunicación con suficientes pruebas en la Corte Penal Internacional, con sede en La Haya, Países Bajos, en la que se solicita que se juzgue a funcionarios, militares y narcotraficantes mexicanos por crímenes contra la humanidad ocurridos entre 2006 y 2012.

Los crímenes que se investigan son asesinatos, desapariciones forzadas, torturas, violaciones sexuales, ejecuciones extrajudiciales, persecuciones y migración forzada.

Un año antes de que terminara el sexenio de Calderón, las cifras de víctimas superaba los 200 mil muertos, desaparecidos, secuestrados y violentados en sus derechos humanos por la guerra que supuestamente declaró contra el crimen organizado.

No obstante, se trataba solo de una simulación, pues con la detención en Estados Unidos de quien fuera su secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, se confirmó que su gobierno más bien fue el principal protector del narcotráfico y que Calderón habría recibido millonarios sobornos a costa de las miles de víctimas.

Así, en noviembre se cumplirán nueve años de la exigencia de justicia que miles de mexicanos enviaron a la CPI, periodo en el cual una Comisión ha revisado, con evidencias suficientes, la información enviada.

Ahora corresponde a la Comisión elaborar un análisis preliminar y luego pasarlo a la Fiscalía de la Corte, para determinar si hay crímenes internacionales de lesa humanidad y crímenes de guerra, lo cuál llevaría al tribunal internacional a solicitar a las autoridades mexicanas que enjuicie a los responsables de tales delitos.

Entre algunos de los firmantes de aquél documento de 2011, están:

  • El actual consejero jurídico de la Presidencia de la República, Julio Scherer Ibarra
  • La actual secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval
  • Loretta Ortiz Ahlf, actual consejera de la Judicatura Federal
  • Netzaí Sandoval Ballesteros, director del Instituto de Defensoría Pública Federal del Consejo de la Judicatura Federal.

Juicio a cargo de la FGR

El artículo 13 del Estatuto de Roma indica que si la Fiscalía de la CPI determina que el gobierno mexicano debe enjuiciar al expresidente Felipe Calderón y a otros funcionarios públicos relacionados en los crímenes, correspondería a la Fiscalía General de la República (FGR) y al Poder Judicial Mexicano actuar en consecuencia.

México Libre busca alianza con el PAN y MC para competir en elecciones de 2021: Zavala

Leer más

Esto se debe a que la CPI no acepta denuncias como tal, pero sí recibe y analiza comunicaciones de la sociedad y organizaciones civiles o Estados, donde se solicita su intervención para la aplicación de la justicia que se ha negado en sus países.

Según los tiempos para dictaminar sobre el genocidio y los crímenes de lesa humanidad, la CPI se pronunciará próximamente sobre esas comunicaciones recibidas.

El recuento del Calderonismo

A decir de su círculo cercano, Felipe Calderón “anda como extraviado, contradictorio y a veces muy envalentonado”, y en otros momentos se le ve “deprimido, angustiado y cabizbajo”.

Un excolaborador declaró haberle sugerido que modere sus críticas e incluso que se retire de la política para calmar los ánimos sociales en su contra, como lo han hecho la mayoría de los presidentes al concluir su sexenio.

No obstante, Calderón le habría respondido “muy ufano” que seguirá tope donde tope, como si ya sólo estuviera esperando su destino en prisión.

Desde que dejó el poder, en 2012, el exmandatario ha insistido en negar la realidad y se ha enfrascado en un conjunto de difamaciones, mentiras y manipulaciones, en contra del presidente López Obrador y su gobierno.

No obstante, la caída en los últimos años de exfuncionarios y empresarios como Rosario Robles, Emilio Lozoya, Juan Collado, García Luna y Salvador Cienfuegos, han hecho que Calderón esté más activo, para que, cuando venga lo inevitable, pueda gritar al mundo cómo ha sido “perseguido político del actual gobierno”.

Pero nada podría estar más lejos de la realidad. Su sexenio estuvo marcado por el abuso de poder, la impunidad, la venganza, la perversión, el genocidio y los crímenes de lesa humanidad, llenos de asesinato, tortura y desapariciones.

Por órdenes de Calderón se desaparecieron o destruyeron expedientes en la Secretaría de la Función Pública (SFP) con pruebas de la corrupción de su antecesor, Vicente Fox, como la auditoría en donde se probaba la corruptela del guanajuatense al remodelar la residencia oficial de Los Pinos.


Like it? Share with your friends!